Utilizamos cookies para recopilar información. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. ,
Aceptar y continuar
Close
Ayudanos a mejorar con tu opinión
⭐⭐⭐⭐ Deja tu valoración
Aprovecha nuestro Plan RENOVE
MENU
blog cocinas zaragoza
Cómo instalar una encimera en la cocina. Parte 1.
Las encimeras son uno de los elementos que más sufren a lo largo de los años y un cambio puede dar otro aire a esta parte de la casa: la cocina.
Coloca la pieza central sobre el soporte. Cuando se instala una encimera con varias piezas, se debe comenzar por aquella que se ubica en el fondo o en el centro. Pide ayuda a algunos amigos para colocar la encimera sobre los soportes. Las encimeras grandes son pesadas y cualquier contacto con otra superficie puede dejar rasguños desagradables.

  • Asegúrate de que la encimera encaje cómodamente sobre los soportes y de que esté nivelada con la pared.

Consigue un perfil tapajuntas de aluminio. Este tipo de perfil es la manera más simple de conectar dos piezas en una encimera sin que sufra algún daño. No la necesitarás si tu encimera está compuesta de solo un tablero. Puedes adquirirla por internet o comprarla en una tienda de mejoras para el hogar.
  • El perfil viene con agujeros de fábrica, no tendrás que perforarlo. Por eso es tan fácil de instalar.
  • Las piezas de la encimera también pueden unirse con cortes de 45 grados. Esto requiere el uso de una plantilla para hacer la figura en los bordes de las piezas. Es un proyecto más delicado, sería mejor contratar a un especialista para esto.
  •  
Marca el ancho de la encimera en el perfil tapajuntas. Si botaste o perdiste las medidas anteriores, vuelve a usar la cinta métrica. El perfil de aluminio está hecho para encajar en el borde de la pieza que se unirá a otra. Traza la medida en el perfil para que puedas cortarlo a la medida.

Corta el perfil tapajuntas. Una vez que sepas lo largo que debe ser el perfil, sujétalo a la mesa de corte con una prensa. Corta el perfil con una sierra y retira el sobrante. Para verificar el corte, coloca el perfil junto al borde de la encimera.

Atornilla el perfil a la encimera. Sostén el perfil contra el borde que conecta con la otra pieza. Coloca tornillos de madera de 16 mm (0,63 pulgadas) por los agujeros de fábrica para unir el perfil a la encimera.
  • Esparcir un poco de sellador de silicona en el borde antes de atornillar es una buena manera de garantizar la impermeabilidad, pero no es necesario.

Encaja la otra pieza en su lugar. Coloca la siguiente pieza de la encimera sobre los soportes. Los bordes ya deben estar lijados. Si deseas, aplica una capa de silicona en el borde que se encaja en el perfil tapajuntas. Luego, desliza el borde de la encimera hacia el perfil y ajústalo.
  • Un sellador de silicona funciona bien para cualquier encimera.

Elije una broca que tenga una longitud menor al espesor de la encimera. Una broca muy larga puede traspasar la superficie de la encimera. Esta sería una desagradable manera de estropear una encimera nueva. Para evitarlo, compara la broca con el espesor de la encimera. Trata de conseguir una que pueda perforar los soportes y la encimera sin llegar a traspasarla.

  • Puedes hacer una marca de profundidad en la broca con cinta de enmascarar. Por ejemplo, compra una broca de 2 mm (0,079 pulgadas) de diámetro, envuélvele la cinta dejando 38 mm (1,5 pulgadas) desde la punta y úsala como guía de profundidad.

Haz 3 agujeros en cada soporte. Una prensa es útil para asegurar la encimera mientras perforas. Entra bajo la encimera para encontrar los soportes de madera. Haz un agujero en cada extremo del soporte y uno más en el medio. Haz lo mismo en cada soporte alineando los agujeros lo mejor que puedas.
  • Si la encimera tiene armarios, también debes perforar los soportes en cada uno. Esto es 3 agujeros por soporte o 6 por sección.
  • La encimera puede traer un kit de instalación con soportes propios que puedes usar en lugar de los otros.
Atornilla la encimera a los soportes. Consigue tornillos de 38 mm (1,5 pulgadas). Coloca uno en cada agujero y atorníllalos hasta que estén firmes. Cuando se hace esto correctamente la encimera no cederá cuando intentes moverla.